lunes, 7 de septiembre de 2009

Impulsos Nerviosos

Las neuronas o células nerviosas son excitables, cuando se las estimula sufren cambios químicos que crean diminutas ondas eléctricas; LOS IMPULSOS NERVIOSOS.

Al pasar a otras neuronas. Estos impulsos suscitan en ellas respuestas similares.

La información se transmite por todo el sistema nervioso en forma de diminutas señales eléctricas denominadas potenciales de acción o impulsos que tienen la misma potencia en todo el cuerpo – unos 100 Mv – y su dirección no llega a 1 milisegundo. La información que transportan depende de su posición en el sistema nervioso, y su Frecuencia varía desde un impulso cada varios segundos hasta varios centenares por segundos. Cuando una neurona recibe bastantes impulsos en forma de movimientos ondulatorios de iones. Los impulsos saltan de una neurona a otra en los “empalmes” neuronales o sinapsis.



1: POTENCIAL DE REPOSO:

Sin impulso hay más cationes, en especial de sodio, fuera de la membrana celular y más aniones (iones negativos) dentro, lo que crea un “potencial de reposo” de – 70 Mv (milivoltios). La membrana está polarizada, con su interior negativo.

2: DESPOLARIZACIÓN:

Durante esta fase, los cationes de sodio se precipitan a través de los canales iónicos en una parte de la membrana neuronal. Ésta primero se despolariza y después su polaridad se invierte para tornarse ligeramente positiva, lo que se traduce en un “potencial de acción” de + 30 nV en el interior.

3: REPOLARIZACIÓN:

Los cationes de potasio fluyen en dirección opuesta y restauran el equilibrio de cargas. El cambio de la carga eléctrica estimula una superficie adyacente de membrana, ésta a la siguiente y así sucesivamente. El impulso se desplaza a lo largo de la membrana como una onda de despolarización y repolarización.

MOVIMIENTO DEL IMPULSO DENTRO DE UNA NEURONA.

El impulso nervioso se basa sobre todo en el movimiento de cationes (iones con carga positiva) de sodio y potasio a través de la membrana celular de la neurona. Los impulsos viajan a velocidades de entre 1 y 120 m/s, según el tipo de nervio. El movimiento es mucho más rápido en los axones con vaina de mielina, pues en ellos el potencial de acción va aumentando a saltos de un nódulo de Ranvier al siguiente (ver figura arriba).

PARTES QUE CONFORMAN EL IMPULSO NERVIOSO

DENDRITAS: Prolongaciones de la neurona; recogen impulsos nerviosos de otras neuronas o terminaciones nerviosas sensoriales.

CUERPO NEURONAL: Parte principal de la neurona, contiene el núcleo y gran parte del citoplasma.

NÓDULO DE RANVIER: Parte del axón que no está cubierta de mielina.

CÉLULA DE SCHWANN: Célula laminar que crece en torno a una porción del axón para formar la vaina de mielina.

VAINA DE MIELINA: Cubierta del axón

AXÓN: Fibra nerviosa principal de la neurona; transmite impulsos desde el soma.

MICROFILAMENTOS: El elemento más fino del flexible andamiaje de soporte de la mayoría de las células.

MITOCONDRIA: Orgánulo celular estándar que proporciona energía.

VESÍCULA SINÁPTICA: Bolsa de moléculas neurotransmisoras que se fusiona con la membrana celular cuando llega un impulso y libera las moléculas.

NEUROTRANSMISOR: Molécula que fluye a través de la hendidura sináptica en 1 milisegundo aproximadamente y traspasa el impulso nervioso en forma química.

MEMBRANA PRESINÁPTICA: Membrana del axón de la neurona emisora.

MEMBRANA POSTSINÁPTICA: Membrana de dendrita de la neurona receptora.

NEUROTÚBULO: Neurotúbulo especializado que actúa como cinta transportadora de las vesículas sinápticas desde el cuerpo neuronal hasta la porción terminal del axón.


CATIÓN: ión positivo.

BOTÓN SINÁPTICO: Terminación engrosada de un axón.

RECEPTOR: Lugar de un canal de membrana en el que encajan los neurotransmisores, los cuales alteran la forma del canal para admitir iones.

HENDIDURA SINÁPTICA: lugar de un canal de membrana en el que encajan los neurotransmisores, los cuales alteran la forma del canal para admitir iones.

EXCITACIÓN E INHIBICIÓN

Cuando los neurotransmisores llegan a sus receptores, pueden excitar o bien inhibir a la célula receptora. Ambas respuestas son igualmente útiles en la transmisión de mensajes por el sistema nervioso.

Para excitar una célula receptora, los cationes de sodio fluyen en su interior y despolarizan su membrana de forma similar a un impulso nervioso (p. interior). El efecto de despolarización se propaga por la membrana durante unos milisegundos y va perdiendo intensidad.



Si en la célula entran nuevas señales, tienen que adquirir la intensidad la intensidad suficiente para emitir un nuevo impulso.

Para inhibir una célula, los aniones de cloro se precipitan en su interior; el efecto negativo se propaga por toda la membrana celular e impide su excitación

CRUZAR EL ESPACIO ENTRE NEURONA

Cuando un impulso eléctrico llega al “empalme” desencadena la liberación de sustancias denominadas neurotransmisoras.

Estos cruzan el finísimo espacio (hendidura sináptica) entre las membranas de las neuronas presinápticas (emisora) y postsináptica (receptora) y provocan un nuevo impulso en la neurona receptora o bien inhiben activamente su emisión

EL IMPULSO NERVIOSO EN IMÁGENES